· 

Retratos artísticos

Rostro de Buda
Rostro de Buda

Me pregunto cómo fue en realidad el rostro de Buda. En oriente podemos encontrar muchas interpretaciones de Buda orando, con los ojos cerrados y el gesto apenas imperceptible expresando paz y sosiego. La simetría es casi perfecta tanto que dibujar una de estas estatuas es querer alcanzar la perfección en las proporciones. Es un buen ejercicio.

 

Retratando
Retratando

Sin embargo, cuando dibujamos caras nada permanece igual, ni el gesto, ni la expresión, ni la forma. Eso sí, la proporción, como en el dibujo de una estatua, debe ser considerada, a no ser que queramos deformar a propósito el rostro como sucede en el dibujo de cómics y mangas o en diversos estilos pictóricos. Un escultor también deforma. 

Modelo tendida
Modelo tendida

Ni siquiera dibujando a una modelo relajada, a punto de dormirse podemos evitar la asimetría y la irregularidad. Esto precisamente es lo que nos permite expresarnos con libertad y sacar el máximo partido a los materiales. 

A lo largo del tiempo, sobretodo dibujando y pintando rostros, me he dado cuenta de que estamos demasiado obsesionados con la perfección. Nuestro cerebro busca por comodidad asimilar las formas simétricas, situadas en el lugar exacto y con la longitud más adecuada según cánones de belleza poco universales. Porque cada ser humano es único e irrepetible no existe un solo Canon de belleza y el artista debe saber captar esta realidad. No es tarea fácil. 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Mariangeles Sánchez (domingo, 23 febrero 2020 20:11)

    Cada retrato de Isabel tiene parte de técnica y parte de alma de la artista. Sigue dibujando. Es parte de ti