Adaptándonos

Figura en movimiento I, 1989. (Colección particular)
Figura en movimiento I, 1989. (Colección particular)

En nuestra vida buscamos la estabilidad pero somos en esencia nómadas. Confinarnos en un espacio reducido puede ser un modo de recuperar nuestro deseo de movimiento, de impermanencia. Nuestro cuerpo nos invita a agilizar la mente, a hacerla correr, a volar con la imaginación. 

Figura en movimiento II, 1989. (Colección particular)
Figura en movimiento II, 1989. (Colección particular)

En el espacio intangible de la imaginación todo puede suceder porque no hay una limitación física. Nuestro cuerpo podemos percibirlo como un ente flexible, no estático, frágil pero escurridizo, como una versión táctil de nuestros sentimientos y pensamientos. 

Escribir comentario

Comentarios: 0