Noviembre 2020 Inspirada por el cielo y el mar

En esta obra, intenté captar la impresión de un anochecer. Me encontraba en la isla de Okinawa cuando lo pinté. Allí los anocheceres son impresionantes. Muy bonitos. Además, al vivir rodeados de mar, se produce cierta confusión en la línea del horizonte. A veces no sabemos si pintamos agua, aire o nubes... Es interesante trabajar con los pigmentos e ir creando los distintos colores que capa tras capa dan forma a la pintura. Una de las técnicas que me gusta es poder emplear grafismos...