Obra Figurativa: mi concepto.

Dentro de mis trabajos hay pinturas y dibujos que puedo llamar figurativos porque aparecen elementos copiados de la realidad. Sin embargo no imito las formas y colores de lo que veo sin mas. De hecho, no trato de emular la naturaleza o lo inerte sin aportar mi propia visión y reinterpretación. Por esta razón en muchos casos desarrollo la obra a caballo entre lo figurativo o simbólico y lo abstracto. Las siguientes obras son algunos ejemplos.

 

Títulos de la obra por orden de aparición:

・Muy pronto Valencia, まもなくバレンシア(Mamonaku Valencia). Pigmento mineral, 61x45 cm, 2002. Colección Privada.

・Red en el agua, 水に網 (Mizu ni ami). Pigmento mineral, 45x61 cm, 2002. Colección Privada.

・Canción de origami, 折り紙の歌 (Origami no uta).Pigmento mineral, 44x51 cm, 2004.

・Tradición, 伝統 (Dentou). Pigmento mineral, díptico, 45 x 45 cm, 2004.

Los títulos en japonés corresponden a obras realizadas en Japón.

Motivos y Temas

Tradición (伝統 Dentou). Pigmento mineral, díptico, 45 x 45 cm, 2004.
Tradición (伝統 Dentou). Pigmento mineral, díptico, 45 x 45 cm, 2004.

Los temas que he tratado en mis pinturas son varios y los he elegido dependiendo del momento que he vivido, es decir que son motivos y conceptos que han estado presentes en mi vida.

 

Estas piezas de la derecha dan forma a un díptico titulado "Tradicion" que formó parte, originalmente, de la instalación “El color del corazón”, expuesta en la Facultad de Bellas Artes de Okinawa, en el año 2004. La fotografía está tomada de modo que se acentúa el efecto de prolongación del espacio. La figura de la izquierda podemos suponer que es un actor del teatro japonés denominado teatro Nō (Noh). Con sólo observar la imagen no podemos determinar el sexo de la persona que lleva la mascara pero es fácil deducir que representa a una mujer. Sin embargo, podría ser un hombre que encarna el papel de mujer como marcaba la tradición. Esta ambigüedad, frente a la claridad en la representación de la mujer de la derecha, refleja el paso del tiempo respetando la tradición al mismo tiempo que ofrece una invitación al debate entre lo masculino y lo femenino, así como el rol social de ambos sexos.

Detalle de Tradición, 45 x 45 cm, 2004.
Detalle de Tradición, 45 x 45 cm, 2004.

Dicho de otro modo, dentro del discurso del género, quise representar a dos mujeres que visten el tradicional kimono. A la derecha aparece la mujer moderna que conserva las tradiciones y la otra es la mujer que contradice normas, como la representación que realizan los hombres en el teatro Noh adoptando el papel de mujer. En este caso, parece que es una mujer la que representa su propio papel pero la máscara lleva al espectador a dudar sobre la identidad sexual de la figura. La ambigüedad se hace entonces presente.

 Coffe Time. Pigmento mineral, 32x76 cm, 2004. Colección Privada.
Coffe Time. Pigmento mineral, 32x76 cm, 2004. Colección Privada.

Al contrario de como normalmente se define, no creo que el arte figurativo se oponga totalmente al abstracto. De hecho en mi obra aparecen ambos combinados bajo el simbolismo de las imágenes. En estas pinturas la imaginación corre libremente pero reflexiono profundamente sobre el escenario donde se refleja el devenir de la vida. Asi he creado un mundo paralelo, sutilmente real; aveces incluso un tanto naif. La obra de la izquierda es un ejemplo.

 

Detalle de "Mi habitación", 24 x 24 cm, 2004.
Detalle de "Mi habitación", 24 x 24 cm, 2004.

Originalmente, Cofee time y Mi habitación, formaron parte de la instalación “El color del corazón”, expuesta en la Facultad de Bellas Artes de Okinawa, en el año 2004. "Coffe Time" está pintado sobre “washi”, con pigmento de minerales y polvo de cobre y plata, montado en bastidor. Representa un momento de tranquilidad, de ensoñación. Tomando un café de repente surgen recuerdos inconexos, unidos por extrañas coincidencias entre la cotidianeidad y los acontecimientos inesperados.

Mi habitación (私の部屋 watashi no heya), 24 x 72 cm, 2004. Colección privada.
Mi habitación (私の部屋 watashi no heya), 24 x 72 cm, 2004. Colección privada.

En el fluir entre abstración y figuración surge también lo fantástico en un terreno en el que la imaginación habita en la ensoñación. Así surge la reinterpretación de los objetos cotidianos y las imagenes se precipitan hablando por si mismas, anticipándose a la palabra. Es decir las imagenes de la pintura describen el proceso mental de la persona que crea, que pinta, aun cuando no es consciente del mensaje que quiere transmitir.

 

La contradicción del amor (愛の矛盾 Ai no mujun). Pigmento mineral, 95 x 100 cm, 2003. Colección Privada.
La contradicción del amor (愛の矛盾 Ai no mujun). Pigmento mineral, 95 x 100 cm, 2003. Colección Privada.

Este cuadro se titula "La contradicción del amor" y hace referencia a la solidez de los sentimientos representada por la roca. Al mismo tiempo representa la fragilidad del amor en el romper de las olas que vienen y van. Es curioso observar el perfil de la roca por la figura de mujer que, inconscientemente, surgió; imagen que me llevó a viualizar el centro de la roca como un corazón.

 

El paisaje que se observa en la isla Aka de Okinawa en el mes de agosto. La playa está bastante retirada de la población por lo que es un paraje único. La belleza de estas islas japonesas es muy difícil de plasmar en un cuadro, pero con los pigmentos minerales se consigue la sensación de estar más cerca de la naturaleza que tratas de expresar y esto anima a continuar con el trabajo.

 

Recuerdo de Mabuni (摩文仁の覚え Mabuni no Oboe). Pigmento mineral,  91x155 cm, 2002.  Colección privada.
Recuerdo de Mabuni (摩文仁の覚え Mabuni no Oboe). Pigmento mineral, 91x155 cm, 2002. Colección privada.

Con este cuadro resolví muchas dificultades técnicas de la pintura japonesa, que estaba aprendiendo entonces. Se trata de una técnica elaborada y de difícil ejecución por lo que se necesita mucho tiempo para completar una obra. Lo pinté  durante mi estancia en Okinawa, a lo largo de medio año y lo doné a la Escuela Provincial de Naha para Niños Discapacitados de Okinawa, 沖縄県立那覇養護学校(Okinawa kenritsu Naha Yougo Gakkou) en Naha.

 

La mujer retratada es alguien que conocí en Itoman, al suroeste de Naha, que estaba sentada esperando el mismo autobús que yo para ir a Mabuni, al lado del puerto. Allí se encuentra el "Memorial Peace Museum", el monumento dedicado a las víctimas de la Batalla de Okinawa en la Segunda Guerra Mundial, 平和礎 (The Cornerstone of Peace). Conversé con ella sobre su familia de Hawai, su padre era nativo de aquella isla pero había emigrado a Japón de joven. Su hermano desaparecido en la batalla de Okinawa, era lo que le llevaba a visitar aquel monumento a menudo, a pesar de que no supo nunca de su paradero.