Dibujos y Retratos

Dibujo preparatorio para "El Viaje", 2003.  Colección privada.
Dibujo preparatorio para "El Viaje", 2003. Colección privada.

Los dibujos a lápiz encierran una belleza propia y tienen un valor en sí mismos más allá de ser bocetos o apuntes previos para una pintura. El grafito imprime un caracter especial al objeto o la persona dibujada. Sin distracciónes se enfatizan la sombra y la luz  permitiendo al artista desarrollar destrezas como el bosquejo y la composición. También con los lápices grasos, el carboncillo o el pastel podemos crear atmósferas parecidas.

 

Al mismo tiempo los dibujos ordenan las ideas antes de decidir la forma y fin últimos de la obra pictórica.

Por orden de izquierda a derecha:

Dibujo de vello. 1993.

Dibujo de un espermatozoide. Lápiz. 1993.

Fecundación. Lápiz. 1993.

Anatomía. Lápiz y rotulador. 1987.

Retrato sobre papel Canson, 42 x 29,7 cm, 1998. Colección privada.
Retrato sobre papel Canson, 42 x 29,7 cm, 1998. Colección privada.

Los retratos a lápiz permiten una recreación de facciones y gestos de manera fiel al rostro de la persona. Pero en cualquier caso, un dibujo ya es una realidad paralela e independiente. Si se trata de un dibujo del natural forzosamente expresará de modo más dinámico el caracter de la persona, porque ésta no permanece inmóvil. Por eso cuando trabajo desde una o varias fotografías intento que el dibujo no resulte demasiado estático. A ello ayuda que algunas formas queden menos definidas, incluso la combinación del grafito con una capa fina de pastel aporta movimiento además de una sensación corpórea.

 

Sobre todo es importante captar la mirada de la persona incluso en retratos a partir de fotos antiguas. Debemos tener en cuenta que la fotografía solo es un medio; la persona estuvo ahí un día y el dibujo debe reflejarlo. Las pupilas pueden resaltarse y los párpados dibujarse de manera que envuelvan la mirada enmarcada por las cejas. Todo debe cobrar vida sin demasiado estruendo.

 

Puedes encargar un retrato desde Isabel Jiménez Art Studio.

 

Por orden de aparición:

1      Modelo (acuarela). 1992.

2~5 Encargos de particulares a partir de fotos. .

6,7   Obra personal (Finito de Córdoba, Picasso, Manet, Berthe Morisot). 1993-1998.

8     Apunte del natural de una modelo japonesa. 2003.

9     Mujer años 70. 1997.

10   Joven japonés. 2001.

Mujer en una peluquería. Sketch, 7 x 6 cm. 1993.
Mujer en una peluquería. Sketch, 7 x 6 cm. 1993.

Incluso el bolígrafo o rotulador pueden ser una buena herramienta. El bolígrafo permite realizar un sketch, apunte, muy rápido a la vez que modulamos la luz y la sombra. El grado de acabado dependerá del tiempo que tengamos para plasmar un gesto o posición de quién dibujamos si se trata de una persona o animal .

 

Por supuesto en el caso de trabajar desde una fotografía o si plasmamos una “naturaleza muerta”, es decir cualquier objeto apoyado o un tradicional bodegón, podemos detenernos en crear muchas capas y producir un dibujo más elaborado.

 

Ésto es también posible con el uso de la tradicional plumilla o con un material más actual como los rotuladores de punta fina y de distinto grosor.